Translate

La cocina de la Bella Abuela

La cocina de la Bella Abuela

En un inicio pensé en realizar un blog de recetas. Creo que es más abarcativo esto que comenzaré a bosquejar, como un blog de cocina.

Porque en la cocina se transforman las recetas y en nuestra cocina, ese lugar de la casa tan especial, se vive, se palpitan día a día los sucesos de nuestra vida. Mientras echas sal a una carne, te podes reír del mundo o llorar por el mundo. Mientras cortas en rodajas cada vez más anchas, por el apuro, un tomate, el TE irrumpe en el medio de la cocina para avisarte que te has ganado miles de mjes gratis, entre el tomate, la sal y los anteojos que no se encuentran para leer el mje, aparecen en la cocina la palabra de compañía, el gato pidiendo algo para comer, el sonido de la música que se traslada por la casa y llega a veces suave otras invasivo, el mate que se enfría y se vuelve a calentar

Me gusta cocinar, estoy sumamente impulsada a hacerlo, hay muchos motivos. Algunos proviene de mis ancestros, otros, están más cercano a lo familiar, y otro es que si no cocino, el hombre de mi vida, no podría resistir, porque las únicos sabores que acepta como válidos son los que yo entrego cada día.

Y como en es un blog de cocina en la cocina, se irán sumando otras cosas, que podrán estar muy relacionadas con el cocinar o no tanto.

miércoles, 19 de enero de 2011

Chiffon Cake.


Para festejar el año del blog este chiffon cake.

Esta torta tiene su historia mi madre la hacía, era un clásico, Andrea también la hace para cumpleaños y le sale muy bien.- siempre, según la receta de doña Petrona-.
Esta que hice es más pequeña, y aunque los ingredientes son los mismos, las cantidades varían.

Ingredientes.

  • 300 g de harina bien cernida.
  • 300 g de azúcar.
  • 1 cucharada de polvo de hornear.
  • ½ taza de aceite.
  • Pizca de sal.
  • ¼ taza de agua fría.
  • 7 yemas.
  • 7 claras de huevo.
  • ½ cucharadita de cremor tátaro.
  • Ralladura de naranja
  • Ralladura de limón.
  • Vainillín.

Preparación.

En un recipiente mezclar: la harina, el polvo de hornear, el azúcar y pizca de sal.
Batir las yemas, el aceite, la ralladura de naranja y limón, el vainillín y el agua.
Incorporar a los ingredientes secos y batir muy bien.
Batir a punto de nieve las claras con el crémor tátaro, hasta que estén bien firmes.
Si no se tiene crémor tártaro reemplazar por 1 pizca de sal fina.
Incorporar la mitad de las claras batidas mezclando hasta integrarlas y la otra mitad agregarla en forma envolvente y lento.
Verter esta preparación en un molde con tubo en el medio y SIN ENMANTECAR. (Debe estar bien limpio, así a medida que se va levantando se va adhiriendo al molde)
Llevar a horno precalentado a 170º (aproximadamente de 50 a 60 minutos).
Una vez cocida, INMEDIATAMENTE invertirla apoyando el centro del molde sobre un vaso o algo que la deje en el aire. Se deja hasta que esté fría, luego se desmolda.